No es la primera vez que hablamos en QuHist de animales que jugaron un papel importante en las guerras. Hoy no nos detenemos en las palomas o en las abejas, sino que nuestro protagonista es un oso.

Un oso llamado Wojtek que tuvo un significativo papel durante la 2ª Guerra Mundial. Un destacamento de soldados polacos liberados en la Unión Soviética encontraron un chico en un paso de montaña entre Hamadan y Kangavar que llevaba un cachorro de oso. Le cambiaron al animal por comida y algunas baratijas y, desde ese momento, el oso bautizado como Wojtek se convirtió en uno más del equipo.

Le alimentaron y cuidaron hasta que se convirtió en un soldado más de la 22ª Compañía de Transporte. Era curioso verlos desfilar o trasladarse sentado en un jeep o un camión. Cuando el destacamento polaco fue enviado a Monte Cassino Wojtek fue alistado recibiendo toda la documentación pertinente y no fue por capricho, era la única manera de poder embarcarlo con destino a Italia con el resto de sus compañeros.

Una vez allí la Compañía debía hacer llegar alimentos y municiones por caminos muy estrechos y allí apareció Wojtek quien cargaba las cajas más pesadas haciéndolas llegar a su destino. Su imagen se convertiría en la insignia de la unidad.

Tras la guerra el oso llegó con sus compañeros a Gran Bretaña y fue precisamente en el zoo de Edimburgo donde acabó sus días.