A todos nos han hecho multitud de radiografías a lo largo de nuestra vida. Pero no es tan conocido el inventor de este gran avance de la medicina, Wilhelm Röntgen.


El invento data del 8 de Noviembre de 1895 cuando un físico alemán, Wilhelm Röntge, comunicó su asombroso descubrimiento completándolo con una prueba irrefutable, una fotografía que mostraba los huesos de una mano. Fue algo totalmente accidental causado al descubrir unas fluorescencias  en una pantalla que estaba cerca de un tubo de descarga eléctrico y darse cuenta que todo se debía a la producción de rayos catódicos en ese tubo. Se dio cuenta que al poner la mano entre el tubo y la pantalla podía ver la imagen de los huesos y a partir de ese momento se volcó en estudiar las propiedades de esta nueva radiación.

primera-radiografia

Los denominó “rayos incógnita” o lo que es lo mismo “rayos X”  al no saber su procedencia ni su composición. Es curioso que hoy siga conservando este nombre.

Fue tal la reacción ante su invento que el propio Kaiser Guillermo II le solicitó una demostración en la Corte y le concedió la Orden de la Corona. También recibió la medalla Rumford de la Real Sociedad de Londres en 1896, la medalla Barnard de la Universidad de Columbia y el Premio Nobel de Física de 1901.