En los últimos años de la 2ª Guerra Mundial cuando la Alemania nazi sabía que la derrota era sólo cuestión de tiempo apareció una organización llamada los Hombres-Lobo o “Wehrwolf“.

Hombres lobo nazis

Era un grupo que llevaba a cabo una guerra de guerrillas y estaba formado por hombres de las SS, pero sobre todo por adolescentes de las Juventudes Hitlerianas fanatizados y dispuestos a todo por defender el régimen de la Alemania nazi. Los Wehrwolf contaban con unos 5000 miembros a fines de 1944, aunque tras la llamada a la resistencia popular hizo que su número se multiplicara en la primavera de 1945.

Runa emblema de los Wehrwolf

Su finalidad era cometer actos de sabotaje, atentados y asesinatos y para ello se les instruyó en tácticas básicas de guerrilla como fabricar explosivos caseros y eliminar al enemigo con cualquier elemento que tuvieran a mano.

Entre las actuaciones de los Wehrwolf destacar las explosiones en los edificios ocupados por los aliados y diferentes asesinatos de cargos políticos como el Dr. Franz Oppenhoff, nombrado por los aliados como alcalde de Aquisgrán, el Mayor John Poston, jefe de enlace del Mariscal Montgomery o el General N.E. Berzarin que era el comandante soviético de Berlín Oriental, entre otros.

Pero lo más curioso sobre estos “Hombres-Lobo” lo hemos conocido tras la desclasificación de unos archivos por el M15 británico. Al parecer contaban con otras estrategias para seguir luchando contra los aliados y defender a la Alemania nazi.

venenos nazis

La primera de ellas consistía en dejar comida y cafe envenenados para cuando tomaran Alemania los vencedores de la 2ª Guerra Mundial. Pero la segunda era una verdadera guerra bacteriológica. Consistía en el uso de mecheros que despidieran gases letales o venenos disfrazados de aspirina que tardaban unos 10 minutos en causar la muerte. Junto a esto también se contemplaba el uso de polvos venenosos diseminados en las manijas de puertas, libros, escritorios o en los espejos de bolso de sus agentes femeninas.

El plan no tuvo éxito porque el M15 obtuvo esta información tras capturar a cuatro agentes alemanes en el norte de África. Ante esto se prohibió a las tropas aliadas el consumo de cigarrillos y alimentos en Alemania y se realizaron exhaustivos análisis.

Una vez terminada la 2ª Guerra Mundial, las actividades de los Werhwolf continuaron escondidos en las montañas Hartz o en zonas inaccesibles de la Selva Negra. Los ataques se hicieron mas espaciados, aunque estuvieron activos, según algunas fuentes,  hasta 1950.

PARA SABER MÁS: