La Tierra es conocida como el planeta azul. Azul por el agua de sus océanos, ríos y lagos, base de todo el ecosistema vital que se ha desarrollado en nuestro planeta. Desde el punto de vista de cualquier astronauta o extraterrestre (si alguno hay) es casi todo agua pero os habéis preguntado de cuánto hablamos en realidad.

Según los últimos estudios el volumen de todo el agua de los océanos asciende a algo más de .1.300 millones de kilómetros cúbicos ¿Una auténtica barbaridad? Pues como todo en la vida según como se mire. Si lo comparamos con el agua admitida por la bañera de nuestro hogar así será. Incluso estableciendo como unidad de medida el volumen de agua de la mayor piscina construida por el hombre, el agua de todos los océanos nos daría para llenar millones de piscinas como ésta.

Pero, ¿y si metemos todo el agua de nuestro planeta en una esfera imaginaria? Si hiciéramos el experimento y además del agua de los océanos metiéramos el agua dulce (ríos, lagos, …), la subterránea, el vapor de agua e incluso el agua residente en todos los seres vivos, la esfera resultante tendría un diámetro de 1.385 kilómetros. No parece mucho, la verdad. Sobre todo si comparamos esa esfera acuosa sobre un mapa del mundo.

Todo el agua del planeta entraría una esfera de 1.385 Kms.

Una razón más para protegerla y cuidarla. Por algo es nuestra bien más preciado y visto lo visto, no tan abundante como a priori nos parece.