Probablemente cuando se habla de planeta con anillos la mayoría de las personas relacionan el concepto con Saturno. Es lógico ya que presenta los anillos más visibles (se pueden ver con un pequeño telescopio) y espectaculares del Sistema Solar hasta convertirlos en su símbolo más identificador. Sin embargo, aunque durante cientos de años esta asociación fue elevada casi a la categoría de ley, fue un día como hoy de 1977 cuando James L. Elliot, Edward W. Dunham y Douglas J. Mink descubrieron los anillos de Urano.

Urano y sus anilllos

La razón para que un descubrimiento astronómico tan importante se demorara al último cuarto del siglo XX reside en que los anillos de Urano son un grupo de 13 anillos extremadamente oscuros y tenues. Por ello  el método para demostrar su existencia tuvo que ser a través de un sofisticado experimento en el que se bloqueó la luz de las estrellas que dificultaban su visión.

Este descubrimiento, al igual que en otros hitos de la historia de la ciencia, no está exento de cierta polémica, pues Sir William Herschel, descubridor del propio planeta Urano (13 de Marzo de 1781) y nombre insigne en la historia de la astronomía, incluyó la descripción de un posible anillo alrededor de Urano en un artículo de la Royal Society en 1797, más de 200 años antes del descubrimiento oficial. El hecho de que ningún otro astrónomo pudiera certificar la existencia de ese anillo en todos esos años, ni siquiera el propio Herschel después de su artículo hizo que se considerara como una conclusión errónea a lo largo de todo este tiempo.

Sin embargo después de su descubrimiento oficial en 1977, con los datos obtenidos en estos últimos años por la sonda Voyager 2 y los potentes telescopios de la actualidad, hicieron que se publicara un artículo en el que exponía la precisión de Herschel en cuanto a sus observaciones y las razones por las que posiblemente no se volvieran a ver en más de dos siglos.

Sea quien fuere y polémicas aparte, el descubrimiento oficial fue el realizado en 1977 y lo cierto es que para la ciencia los anillos planetarios no son patrimonio de Saturno desde hace décadas. Después de todo parece que hasta la Tierra está formando los suyos.