La Guardia Suiza es una fuerza militar encargada de la seguridad del Vaticano. Es un cuerpo lleno de curiosidades siendo una de las más llamativas su original uniforme.


Su origen se encuentra en el siglo XV cuando el Papa Sixto IV firmó un pacto con la Conferación Suiza para contratar mercenarios de esa zona, aunque su fundación fue el 21 de Enero de 1506. Fue en esta fecha cuando el Papa Julio II, ante la necesidad de un cuerpo militar fijo que protegiese al pontífice, formó la 1ª compañía de 150 hombres.

Para pertenecer a este selecto cuerpo hay que cumplir una serie de requisitos: ser varones solteros suizos entre 19 y 34 años, alcanzar al menos el 1,74 de estatura, ser católicos, tener un título profesional o de Educación Secundaria y haber cumplido una instrucción básica en el ejército suizo.

Uno de los aspectos más llamativos de la Guardia Suiza es su curioso uniforme atribuido nada más y nada menos que al famoso Miguel Ángel. Estamos ante una de las vestimentas militares en activo más antiguas del mundo y está claro que no deja a nadie indiferente.