No es la primera vez que nos detenemos en QuHist en la obra del genial arquitecto Le Corbusier. Ya nos hemos acercado a una de sus obras maestras, Villa Saboya, y también a una de sus más sorprendentes creaciones, Notre Dâme de Ronchamp, y hoy nos detenemos en la Unidad de Habitación de Marsella.

Unidad de Habitacion de Marsella

Este edificio será la mejor comprobación de las teorías de Le Corbusier sobre humanización de la arquitectura en viviendas colectivas.

Fue un encargo del gobierno francés como viviendas sociales tras los bombardeos sufridos tras la 2ª Guerra Mundial. Se  inició su construcción en 1951, pero los problemas presupuestarios harán que tarde en levantarse cinco años  en vez de los 12 meses previstos.

La Unidad de Habitación de Marsella es una enorme construcción de 140 metros de largo, 24 metros de ancho y 56 metros de alto. Fue construido en hormigón y cuenta con los elementos definitorios de la arquitectura de su creador. Así se levanta sobre pilares exentos, lo que permite liberar todo el suelo para jardines y espacios de ocio. Tiene planta y fachada libre, ya que el edificio carece de muros y pilares maestros y emplea unas enormes ventanas longitudinales que dan una gran iluminación al interior.

Unidad de Habitacion Marsella

Fue proyectada como una ciudad-jardín vertical que debía ser ocupada por 1600 habitantes distribuidos en 360 apartamentos dúplex (58 en cada piso) distribuidos por calles interiores. Además del uso como vivienda, el edificio incluye un funcionamiento interno de más de 26 servicios independientes.

Le Corbusier gustaba en sus edificios de dar un papel importante a las azoteas y esto se aprecia claramente en la Unidad de Habitación. Es de libre acceso y en ella se condensan la mayoría de los servicios públicos como una guardería, una enfermería, un gimnasio cubierto, una pista de atletismo de 300 m, una pequeña piscina, un auditorio al aire libre y un espacio social.

Azotea Unidad de Habitacion de Marsella

La unidad de habitación constituye una importante innovación en el diseño arquitectónico de viviendas residenciales. estamos antes una auténtica “máquina para vivir”.


PARA SABER MÁS: