No es la primera vez que hablamos de Tutankamón, su figura ha estado siempre rodeada de enigmas y la causa de su muerte ha sido uno de ellos. Pues ya conocemos el porqué este archifamoso faraón abandonó el mundo de los vivos: murió de malaria.

Un equipo internacional de científicos con Zahi Hawass, responsable del Consejo Supremo de Antigüedades de Egipto, al frente ha recopilado una serie de pruebas genéticas a 16 momias de la familia real y tras conocer  los resultados se ha hecho público que cuatro de ellas incluyendo al faraón murieron de malaria.

momia-de-la-madre-del-faraon-tutankamon-300x350

Tutankamón era muy débil, se sabe que sufría la enfermedad de Kohler lo que explicaría cómo se encontraba su pie izquierdo y los problemas óseos lo asediaron durante gran parte de su corta vida. Todo eso unido a un pierna rota, probablemente por una caída, junto a la malaria terminaría por provocarle la muerte.

No tuvo una buena vida, los achaques lo azotaron como prueba el hecho de que necesitase bastones para caminar (se han encontrado más de 130 en su ajuar). El porqué es más complicado de adivinar. Los estudios de ADN no son determinantes pero cabe la posibilidad de que Tutankamon fuera fruto de un incesto, hijo de Akenatón y su propia hija. Esto podría explicar su mala salud. El enigma queda abierto.

PARA SABER MÁS: