Sobre la magnífica Domus Aurea de Nerón, Trajano levantó unas Termas caracterizadas por su grandiosidad y belleza. Ocupaban una extensión de 4 hectáreas, en su época el mayor edificio termal del mundo.

Maqueta-antigua-Roma-Termas-Trajano

El artífice, al igual que el del Foro Trajano y la Columna Trajana, fue Apollodoro de Damasco, inaugurándose el recinto el año 109.

Después de hacer el recorrido clásico (Caldarium-Tepidarium-Frigidarium), se podía pasar a la gran piscina, situada en el extremo septentrional. Era la Natatio, la piscina más grande del Imperio. Tenía el agua a temperatura ambiente y formaba un auténtico mar urbano en el centro de Roma.

Termas de Trajano - Natatio

En torno a este eje central se distribuían simétricamente todos los demás ambientes. Contaba con vestuarios, gimnasios, numerosas salas destinadas a baños particulares, masajes, cuidados de la belleza, maquillaje y saunas. Pero todo no quedaba ahí, en realidad, las Termas fueron concebidas como un gran centro comercial y de ocio donde no faltaba nada: salas de espectáculos, bibliotecas, tiendas, lugares para comer, fuentes o jardines.

Termas de Trajano - Reconstrucción del interior

Termas de Trajano - Reconstrucción del interior2

La grandiosidad del edificio se percibe observando sus imponentes restos. Eran tan grandiosas que el emperador mandó construir el Acueducto Trajano para abastercerlas. Esto no bastó por lo que hizo construir una extraordinaria cisterna, denominada «siete salas», con una capacidad de más de ocho millones de litros de agua, que todavía se conserva. Estaba formada por nueve ambientes con cúpula.

Cisterna-Siete-Salas

Muchas fueron las innovaciones que después sirvieron de modelo a otras termas, como las de Caracalla y las de Diocleciano. Así para una mejor exposición al sol y a los vientos, el Caldarium se ubicaba en un determinado lugar para que contara con la mejor disposición del sol al mediodía y a la puesta del sol. Disponían de ventanas con cristales, abiertas en verano y cerradas en invierno.

En este ambiente de las Termas de Trajano se mezclaban hombres y mujeres excepto en los vestuarios. Estamos en un espacio que recuerda a los spa actuales.