El Arte Contemporáneo traspasó los límites tradicionales en la concepción de las Bellas Artes. Fueron, en los momentos de su aparición, transgresores, rompedores y extramadamente provocadores, pero podemos constatar que su influencia sigue totalmente viva.

Si ya os dejamos cómo el mundo de la moda bebía de las vanguardias, hoy nos detenemos en el Tattoo. El mundo del arte interrelaciona con los tatuajes y nos deja una serie de obras como éstas.

Si lo tuyo es el Surrealismo, aquí tienes la versión Miró o Dalí para llevarlos en tu cuerpo.

No falta el Guernica de Picasso ni mucho menos un clásico en todo lo que nos habla del arte de comienzos del XX, Marcel Duchamp y su famosa Fuente.

Que lo tuyo es el Pop-Art pues nada lleva contigo la famosa Lata de Sopa Campbell de Warholl o una de las geniales visiones del cómic de Roy Lichtenstein.

Cualquiera que sea tu gusto artístico tiene respuesta. Si te gusta el Arte callejero pues siempre puedes recurrir a un Basquiat o a un Banksy.

Pero, aunque no sea precisamente discreto, me quedo con este Tattoo de la Noche Estrellada de Van Gogh.

Si te ha gustado, aquí puedes ver muchos más.