"Sangre, Sudor y Lágrimas" es la frase que popularizó Winston Churchill en la 2ª Guerra Mundial.