Vespasiano creó un impuesto sobre la orina y ante las críticas dijo una curiosa y certera frase: Pecunia non olet.