Un 26 de Enero de 1933 el Yoyó fue prohibido en Siria por petición de las autoridades religiosas acusando al juguete de provocar la sequía que asolaba el país.