Cita de Richard Nixon tras la retirada de Estados Unidos de Vietnam.