El gobierno de la RDA orquestó una política de dopaje para que la gloria de sus deportistas actuase como un elemento de propaganda.