Rasputín, el polémico monje que tuvo una gran influencia en la corte del zar ruso Nicolás II Romanov fue muy difícil de asesinar.