La celebración de la coronación de Nicolás II, el último zar de Rusia, dejó más de mil muertos.