Abraham Lincoln y John Fitzgerald Kennedy comparten unas curiosas coincidencias en sus vidas.