Henry Kissinger es un curioso personaje histórico del siglo XX por ello no sorprenden algunas de sus frases más célebres.