Heliogábalo fue un emperador romano cuyo reinado estuvo marcado por sus "llamativas" aficiones.