Historia de la famosa frase de Enrique IV "París bien vale una misa".