El entierro del Duque de Wellington fue el negocio del año en Gran Bretaña.