Cómodo fue emperador de Roma a finales del siglo II y entre sus excentricidades estaba la de luchar en la arena vestido de gladiador.