La torre más inclinada del mundo es La Capilla de Suurhesen situada en un pequeño pueblo de Alemania.