Las obras de arte de Grecia y Roma no pueden entenderse sin el magnífico colorido que las recubría.