Stonehenge no deja de estar en el candelero. Ha sido un lugar mágico para muchas personas a lo largo de la Historia, no hay más que pensar en los druidas, y hoy sigue atrayendo a más de un millón de visitantes al año. Son muchas las investigaciones que giran en torno a él y, según parece, no va a dejar de sorprendernos.

Durante siglos se ha especulado sobre la finalidad del monumento. Se ha dicho de todo, desde que fue construido por Merlín para conmemorar a los caídos en una batalla contra los sajones hasta que era un sofisticado observatorio astronómico. Pero las nuevas investigaciones están abriendo un nuevo abanico de posibilidades.

El arqueólogo Mike Parker Pearson asegura que Stonehenge fue un cementerio de elite de la antigüedad. Ha encontrado más de 50.000 fragmentos de huesos humanos que pertenecen a 63 personas distintas enterradas allí hace 5.000 años incluyendo mujeres, hombres y niños. Esto le lleva a suponer que era un cementerio para una comunidad de familias pertenecientes a la elite, incluso un posible panteón familiar de una dinastía de reyes.

Según su teoría Stonehenge dejó de ser un cementario hace 4500 años y empezó a acoger festividades solares. Se basa en las que él considera las primeras pruebas arqueológicas que confirman la consagración solar de Stonehenge. Son huesos de ganado (sobre todo vacas y cerdos) encontrados cerca del complejo y que fueron sacrificados para su ingesta a principios de invierno (solsticio de invierno). Según sus cálculos Stonehenge podría haber acogido hasta 4000 personas en cada solsticio de invierno. Por los restos de asentamiento se cree que pudieron llegar personas de hasta las Highlands escocesas.

Pero los arqueólogos Timothy Darvill y Geoffrey Wainwright defienden otra idea. Para ellos Stonehenge sería una especie de “Santuario de Lourdes” de su época donde acudirían miles de personas buscando una curación mágica a sus dolencias. Según Darwill

Stonehenge era un lugar para la vida

Para llegar a esta conclusión se basa en la cantidad de restos con deformidades encontrados en las cercanías. Ello nos dice que Stonehenge fue destino de peregrinos durante al menos un milenio. Lo que admiten ambas vías de investigación es que se trataría de un enclave religioso casi con toda posibilidad multidisciplinar.

Con todo ello el misterio sigue rodeando a esta fantástica construcción pero ¿que sería de Stonehenge sin un poco de misterio?

Desde aquí podéis acercaros a Stonehenge de una forma muy original.

Vía: The Guardian