Solo sé que no sé nada

Sócrates

Esta frase que ha llegado hasta nuestros días tenemos que encuadrarla en la forma de entender la búsqueda de conocimiento por parte de Sócrates.

Es uno de los grandes filósofos de la Historia que vivió en la Atenas de la 2ª mitad del siglo V a.C. siendo maestro de otro de los grandes, Platón. El filósofo no escribió ninguna obra porque creía que cada uno debía desarrollar sus propias ideas, por lo que conocemos la mayor parte de sus ideas por los testimonios de sus discípulos.

A pesar de su fama Sócrates era tenido por un excéntrico en la polis. Entre sus actividades diarias estaba el abordar a desconocidos en el ágora para preguntarles sobre la sabiduría o qué podía considerarse bueno y justo, si obtenía respuesta formulaba otra pregunta y otra y otra. Muchos veían esto como un intento de ponerles en ridículo, aunque lo que buscaba el filósofo era adquirir nuevos conocimientos. Precisamente este método pasará a la historia como “método socrático“.

Precisamente el “Sólo se que no se nada” resume el argumento socrático, el autor defiende que todo conocimiento deriva de la duda por que siempre se debe comenzar admitiendo la propia ignorancia.

El filósofo terminará muriendo a los 70 tras ser acusado por Meletos de no reconocer los viejos dioses e incluso introducir dioses nuevos y de corromper a la juventud. Por ello pedía una pena exagerada, nada menos que la pena de muerte. Fue condenado y murió por la intoxicación por cicuta en el 399 aC.