Todos conocemos los aros olímpicos, símbolo del más grande evento deportivos: las Olimpiadas. Está compuesto por cinco aros entrelazados con los colores azul, negro, rojo, amarillo y verde, pero ¿qué significan?

Este emblema se remonta a 1913 cuando Pierre de Coubertin, fundador de las Olimpiadas modernas, informó que sería adoptado a partir en el Congreso Olímpico de 1914 como símbolo olímpico y convertido en bandera.

Sobre su posible significado hay varias teorías. Así Robert Barney lo relacionaba con el emblema de la Unión Francesa de Sociedades de Deportes Atléticos de dos anillos entrelazados (relación con el matrimonio) con los colores de la bandera de Francia lo que se explicaría por el importante peso francés en el Movimiento Olímpico que dirigió hasta 1925. Psicoanalistas como Carl Gustav Jung lo relacionan con la continuidad y el ser humano.

La teoría más popular es que cada anillo con su color correspondiente representa a cada uno de los continentes, pero el COI lo rechaza. Según parece los seis colores tienen una simbología clara, al menos uno de ellos podemos encontrarlo en todas y cada una de las banderas de todos los países del mundo.