Los violines Stradivarius son uno de los instrumentos musicales más cotizados del mundo.

Fueron realizados por Antonio Stradivari, un famoso luthier italiano de la segunda mitad del siglo XVII. Siempre han suscitado gran curiosiodad a lo largo de los años, puesto que ha sido imposible reproducir su sonido de manera exacta. Pero el misterio que les rodeaba ya no lo es tanto, ya que hace poco tiempo que se descubrió su gran secreto.

De los 1000 violines que fabricó se conservan unos 600 caracterizados por sus finísimos acabados, su madera de extrema belleza y la etiqueta en la que aparece el año y lugar en que se construyeron.

Antonius Stradivarius Cremonensis Faciebat anno 17.

Stradivarius no tenía un cuaderno de notas, por lo tanto no dejó registrado cuáles fueron los ingredientes utilizado para sus violines. Este es el motivo por el que se ha especulado mucho sobre la construcción de los mismos a lo largo de la historia.

Antonio Stradivarius

Algunos expertos afirman que fue la calidad de la madera utilizada para la construcción de los mismos lo que permitía conseguir ese sonido tan especial. Otros señalan es que el curado de la madera y otros tantos, la versión más aceptada, aseguran que es el barniz aplicado al violín antes, durante y después de su construcción el verdadero causante.

Un equipo de científicos y fabricantes de violines han descubierto el gran secreto. Tras utilizar la espectroscopia de infrarrojos y la resonancia magnética nuclear analizaron la materia orgánica en pequeñas virutas de madera que fueron tomadas del interior de cinco instrumentos antiguos durante su reparación.

Stradivarius por piezas

Al comparar estas muestras con otras actuales descubrieron evidencias de tratamientos químicos llegando a la conclusión de que se aplicaron dos capas de barniz: una simple aceite secante que penetraba hasta la décima parte de un milímetro en la madera del instrumento (empleado probablemente como sellante) y encima otra capa a base de aceite, resina de pino y pigmentos.

Con esto sus instrumentos contaron con la fuerza y la riqueza de sonido que los hicieron únicos y que permiten que su valor supere los diez millones y medio de dólares.

PARA SABER MÁS: