Salvador Dalí no es el mejor ni el peor de los pintores surrealistas, pero sin duda es el más atractivo. Su figura, su provocadora vida o la polémica que rodea a su obra hacen de él un ejemplo, en carne y hueso del más puro surrealismo.

Su vida está llena de anécdotas e historias sorprendentes, pero uno de los aspectos que más se sorprende son los “divertimentos rentables”.

Los 20 años que transcurren entre 1955 y 1975 fueron un período de fiesta continua para Dali y Gala que pasaban su tiempo entre París, Nueva York y Port Lligat. Se rodearon de una corte de vividores y aduladores mientras vivían con todo lujo. La necesidad de dinero fácil hará que la mayoría de su obra no pictórica esté hoy en entredicho.

dali y gala

Comenzó a firmar hojas litográficas en blanco y a venderlas al mejor postor con el objetivo de conseguir la mayor cantidad posible de efectivo. Fue el propio artista el que los denominó “divertimentos rentables” al considerar la pintura al óleo como la única pintura seria. Como resultado tenemos en el mercado una obra daliniana poco fiable. Sólo hay seguridad de su autoría en sus 800 óleos y en los objetos dalinianos.

litografias de dali

Una más de las excentricidades sin las que no se entiende la figura de este genial artista que hoy descansa embalsamado, con el mostacho engominado, vestido con una túnica adornada con la corona de marqués (recordar que fue nombrado Marqués de Dalí de Púbol y Singularidad de España) y bordado con la doble espiral del ADN en la cripta de su Museo de Figueras.

Lápida Salvador Dali

No me resisto a dejaros un listado con algunas de sus mejores frases:

Sólo hay dos cosas malas que pueden pasarte en la vida, ser Pablo Picasso o no ser Salvador Dalí.

No es que sea bueno. Pero los otros son tan malos que la comparación se revela imposible.

La pintura es sólo una minúscula parte de mi genialidad.

No le teman a la perfección, ustedes jamás la alcanzarán.

Cada mañana al despertarme, siento un placer supremo, el placer de ser Salvador Dalí.

Mi lema es que se hable de Dali aunque sea para bien.