No es la primera vez que hablamos de vikingos en QuHist. Nos hemos detenido en elementos característicos unos ciertos y otros no tanto y también en sus expediciones, pero hoy vamos a comentar un aspecto bastante más sangriento: los sacrificios humanos.

Los vikingos eran un pueblo duro y como tal los sacrificios eran parte común de su vida. Eran común que un grupo de prisioneros capturados en sus expediciones fueran sacrificados. Se elegían los mejores y se le abría la caja torácica para sacarles los pulmones que se ofrecían a Odín.

Nueve hombres y nueve machos de cada especie animal son sacrificados para aplacar con su sangre a los dioses.

No era la única ocasión en que practicaban sacrificios, eran comunes también en los funerales de los reyes. Junto al monarca se quemaban los esclavos destinados a servirles en la otra vida. Los sacrificios iban unidos a las relaciones sexuales, así las esclavas que iban a ser sacrificadas tenían relaciones con los guerreros antes de ser estranguladas y apuñaladas y posteriormente quemadas. Se creía que con estas relaciones transmitirían energía vital al difunto.

ACTUALIZACIÓN: Hoy se sabe que lo de sacar los pulmones (el “Águila de Sangre”) es un mito. En los sacrificios lo normal era decapitar o cortar la garganta de los elegidos para desangrarlos.

Muchas gracias a @TheValkyriesVig por su aportación.