Ésta es una de la historias ocultas que nos dejó la 2ª Guerra Mundial protagonizada por un soldado, Tony Clark, perteneciente a la batería conocida como Chestnut Troop en la RHA (Artillería Real a Caballo británica).

Tony Clark

Participaron activamente en el norte de África luchando contra el Afrika Korps de Erwin Rommel y después en la conquista de Italia. Fue en este escenario donde se desarrolló esta curiosa historia.

La unidad de Clark se instaló cerca de la ciudad toscana de Sansepolcro. Era el oficial responsable de allanar el camino a las tropas que entrarían en la ciudad, pero cuando los artilleros estaban listos para disparar una luz se encendió en su mente.

Clark era una gran amante del arte y recordó que La Resurrección de Piero della Francesca estaba en Sansepolcro.

Resurreccion Piero

Esto le llevó a tomar una decisión que puso en riesgo su vida y la otros soldados: no disparar para evitar dañar la obra. Pese a ser instado por sus superiores a hacerlo ganó tiempo con diferentes ardices evitando así disparar.

Los alemanes huyeron y la ciudad fue liberada al día siguiente sin que la magnífica obra de arte sufriera ningún daño. Su amor al arte pudo costarle muy caro, pero al final todo terminó bien y Piero y todos los amantes del arte siempre estaremos en deuda con Tony Clark.

Fuente: The man who saved The Resurrection