La Quinta del Biberón o Leva del Biberón es el nombre con el que se conoce a las levas republicanas de 1938 y 1939 realizadas en Cataluña por orden de Manuel Azaña. 30.000 jóvenes nacidos entre 1920 y 1921 pasaron a engrosar las filas republicanas.



Según parece el nombre viene de unas palabra de Federica Montseny refieriéndose a los reclutados.

¿Diecisiete años? Pero si todavía deben tomar el biberón.

Su primera función fue la de cubrir tareas auxiliares pero terminarán participando, entre otras, en la Batalla del Ebro de 1938, la más encarnizada de la Guerra Civil española.

Tras la guerra sufrieron suertes diversas (exiliados, en las prisiones franquistas o en campos de trabajo), pero cada 25 de Julio (día que comenzó la Batalla del Ebro) los supervivientes y sus familiares se reúnen en la Cota 705 en la sierra de Pàndols, lugar clave durante la guerra, para rendir homenaje a los que perdieron la vida. Allí se levanta un monumento a la paz y durante el acto un F-18 de la base de Zaragoza realiza una exhibición para homenajear a estos chicos que perdieron su juventud en el que ha sido el hecho más relevante y trágico de la Historia de España del siglo XX.