Un 13 de Febrero de 1960 Francia detonó su 1ª bomba atómica en el desierto argelino.

En el Centro Sahariano de Experimentación Militar de Reggane, a 1700 kilómetros al suroeste de Argel, Francia efectuó durante 18 meses cuatro pruebas nucleares atmosféricas. A finales de 1961 trasladó sus ensayos, nada menos que 13 más, a la cordillera del Hoggar y lss convirtió en subterráneas. Estas explosiones no acabarían hasta 1966, tres años después de la independencia del país.

Los afectados fueron muchos, ya que en esas zonas vivían unas 20.000 personas sin contar los nómadas que las transitaban. Si a eso le unimos que Francia no ha descontaminado la zona, la radioactividad en la zona todavía multiplica por 22 el nivel normal.

Pero el asunto se volvió más complicado cuando el diario Le Parisien publicó que el ejército francés utilizó a sus propios soldados como cobayas para estudiar los efectos de la bomba atómica.

El objetivo era «estudiar los efectos fisiológicos y psicológicos» en la tropa para «la preparación física y la formación moral del combatiente moderno».

PARA SABER MÁS: