Las prostitutas en la Edad Media colocaban un ramo de flores en las puertas de sus casas para que sus clientes pudieran encontralas fácilmente.

Esto hizo que empezaran a ser conocidas como rameras, una palabra que hoy utilizamos como sinónimo de prostitutas.