Tutankamon

Tutankamón es un faraón muy conocido por todos sobre todo por el descubrimiento de su tumba por Howard Carter en 1922 y su posterior “maldición“, aunque realmente sabemos muy poco sobre él. Su muerte está rodeada de misterios, aunque los últimos estudios parecen culpar a la malaria de su fallecimiento, pero igual ocurre con otros aspectos de su vida.

Se sabe que Tutankamón era de estirpe real por una inscripción del templo de Atón en Amarna. Pero uno de los mayores misterios que rodea a su figura es el conocer quiénes fueron sus padres.

Sobre quién fue su padre hay dos teorías. La primera defiende que fue Amenhotep III basándose en que en ocho inscripciones del Templo de Luxor terminado por Tutankamón se citaba a Amenhotep como su padre. Es conveniente señalar que en Egipto el término padre también se aplicaba al abuelo u otros predecesores. Además también es posible que lo señalara como su padre para diferenciarse de la época de Amarna y su culto a Atón. Los que consideran que no sería posible se basan sobre todo en la edad que hubiera tenido Amenhotep III en el momento de concebir a Tutankamón.

La segunda teoría defiende que fue hijo de Akenaton basándose en que dentro de la tumba de Tutankamón se encontraron muchos objetos de la época de Amarna algunos con el nombre de Akenaton.

La misma duda está en torno a la figura de su  madre. La primera candidata es la reina Tiyi, la gran esposa real de Amenhotep III, cuyo mechón apareció en la tumba de Tutankamón, aunque lo habría tenido con más de 48 años.

La segunda teoría lo convierte en hijo de Nefertiti, aunque en los relieves sólo aparecían sus seis hijas o Kiya, una esposa secundaria de Akenaton Ésta última tuvo una hija y murió en el parto de un varón que muchos identifacan con Tutankamón.

El motivo de tantas dudas en torno a la figura de Tutankamón es que Ramsés II de la dinastía XIX ordenará suprimir de las listas reales los nombres de Akenaton, Tutankamón y Ay condenándolos a la perenne oscuridad.