El primer sismógrafo de la Historia es del siglo II y su autor fue un chino Zhang Heng. En el 132, 1700 años antes del primer sismógrafo europeo, este inventor chino fabricó un aparato capaz de detectar terremotos.

sismografo Zhang Heng

Tenía forma de jarrón con varias cabezas de de dragones de bronce cada uno con una pelota, también de bronce, en la boca. El pie del aparato tenía varios sapos de bronce con las bocas abiertas.

Cuando la máquina detectaba un temblor, una bola de bronce se soltaba y caía en la boca de uno de los sapos indicando la dirección de la que procedía. Era tal su efectividad que llegó a detectar movimientos a más de 600 kilómetros de distancia.

A pesar de lo impresionante del descubrimiento no podemos considerarlo realmente un sismógrafo porque detectaba los terremotos, pero no los medía.