Todos hemos oido mil historias sobre piratas. Los loros, las patas de palo, la bandera con la calavera son símbolos asociados a ellas pero ¿y los pendientes?. No podemos pensar en un pirata sin uno o varios aros de oro en la oreja derecha, el porqué es muy curioso.

La teoría más aceptada es la idea de vincular el aro de oro con el valor. Así eran como trofeos que marcaban si el capitán del barco pirata había superado con éxito determinados lugares peligrosos. El primer aro decía todos que había atravesado el Cabo de Hornos, conocido como Cabo de las Tormentas, famoso por sus vientos huracanados y brumas durante todo el año. El lugar se consideraba intransitable, incluso para los más expertos navegantes, siendo muy pocos los que superaban su paso con vida. Cruzarlo eran una verdadera temeridad sólo digna de los más osados y por ello se colocaban el aro para que todo el mundo conociese su hazaña.

A este primer aro se podían unir otros dos, que simbolizaban el paso por el Cabo de Buena Esperanza, al sur de África, y el Cabo de York, en Oceanía.

pirata

Esto es una de las teorías, aunque hay otra que dice que el uso del aro de oro va vinculado a una antigua costumbre. Según parece el que encontrase el cadáver de un hombre en el mar podía quedarse con su aro de oro si lo enterraba cristianamente, aunque si se lo quedaba sin cumplir con este requisito sería atormentado por el espíritu del difunto. El número de aros simbolizaba el número de hombres encontrados.

Me gusta más la primera versión ¿y a vosotros?