Pompeya nunca dejará de sorprendernos.

La erupción del Vesubio la enterró en el año 79 ha permitido que conozcamos muchas cosas sobre su vida. Si ya os hablamos de los graffitis y de la popular comida rápida, hoy nos detendremos en otras curiosidades.

Comenzamos por un pan que ha llegado hasta nosotros desde una mesa en Pompeya.

Pero esto es mucho mejor. Unas cáscaras de huevo que sobrevieron a la erupción. Curioso ¿verdad?