No vayamos a creer que eso de las guías de viajes es un invento nuestro. Esto es una prueba más de que casi todo está inventado y a las pruebas me remito. En plena Edad Media cuando el Camino de Santiago se convirtió en la arteria de peregrinación más importante del mundo un clérigo francés, Picaud, escribió el Liber Peregrinationis en el año 1130.

En el libro se describían la infraestructura, los albergues, los hospitales, monasterios e iglesias que se encontrarían los peregrinos y las reliquias que podrían venerar. Vamos una verdadera guía turística ¿no creéis?