Aunque las pelucas en el Antiguo Egipto eran habitualmente de pelo oscuro también podemos encontrar en ellas una gran variedad de colores.

Ya os hemos hablado de Menresanj III y su afición por el rubio, pero hoy nos vamos a detener en las pelucas nubias.

Éstas eran pintadas de azul (el color se conseguía con índigo) y solían ser utilizadas por los soldados y oficiales de élite. El porqué las pintaban de color azul se explica por el deseo de aproximarse al color del jeperesh o corona de guerra del faraon y sobre todo al color de pelo de los dioses representado siempre de color azul (lapislázuli).