Lo mismo que griegos y romanos nos han dejado mucha información sobre sus gustos sexuales, no ocurre lo mismo con los antiguos egipcios.

Para ellos era de mal gusto tratar este tema y, exceptuando la Tumba de los Dos Hermanos, pocas menciones se conocen sobre el tema. Por ello es por lo que el Papiro de Turín resulta tan sorprendente, ya que de él podemos extraer las pocas pistas que nos hablan de la conducta sexual en el Antiguo Egipto.

papiro de turin

Fue descubierto en Deir El-Medina, una población que albergaba a gran cantidad de obreros que trabajaron en el Valle de los Reyes, y junto a él aparecieron trozos de cerámica y piedra también con dibujos eróticos. El papiro narra en doce escenas personajes realizando diferentes actos sexuales y son muchos lo que lo identifican con una especie de Kama Sutra en versión egipcia.

En este papiro hemos podido ver imágenes de grupos de bailarinas prácticamente desnudas ejecutan enigmáticas danzas. Se conoce que en todas las fiestas de la clase alta había bailarinas y acróbatas que iban desnudas o vestidas con redes de pescador decoradas con perlas.

También son varias las representaciones de mujeres que practican el sexo mientras sostienen instrumentos musicales en sus manos, lo que hace pensar que quizá esta fuera una de las habilidades de las prostitutas para atraer clientes. Y junto a ellas aparecen figuritas que reproducen a arpistas que apoyan el instrumento musical en desproporcionados penes.

Si os interesa el tema desde aquí podréis ver muchas más fotografías.