La prosperidad de la Inglaterra Victoriana se quiso mostrar al mundo en la Exposición Universal de 1851 impulsada por Alberto, el esposo de la reina Victoria. Fue él quien tuvo la idea y concibió la organización hasta el más mínimo detalle decidiendo que albergase muestras de materias primas de todo el mundo, máquinas e inventos, manufacturas, artes y oficios.

La localización de la Exposición fue un punto de Hyde Park y necesitaba un espacio cerrado y luminoso de un volumen enorme que fuera, a la vez, económico y de rápida construcción. Se presentaron 234 proyectos para el edificio de la Exposición y Alberto eligió el Crystal Palace de Joseph Paxton.

Crystal Palace de Londres

Paxton era un famoso proyectista de gigantescos invernaderos y con su edificio demostró las enormes posibilidades constructivas del hierro y cómo utilizarlas.

El Palacio de Cristal fue construido en hierro fundido y forjado combinados y cristal. El edificio tenía 600 metros de largo, 137 de ancho y una altura de 34 metros y contaba con una planta basilical  de cinco naves con crucero central abovedado. Era una solución genial al aportar amplitud y luminosidad gracias a la incorparación de galerías a diversas alturas.

Palacio de Cristal de Londres

En el interior, dividido en dos plantas, el espacio era continuo y sin interrupciones, actuando como eje principal un gran pasillo central que albergaba a ambos lados la exposición. Una fila de pasillos secundarios paralelos al principal permitía al visitante adentrarse un poco más a investigar sobre aquellos objetos que llamasen especialmente su atención. En total había más de 6.500 expositores dedicados exclusivamente a mostrar los avances de los diferentes países, tanto que The Times calculó que, ver la exposición al completo requería unas 200 horas.

Interior Crystal Palace de Londres

Las cifras eran asombrosas: 3300 columnas portantes, 3300 conductos de drenaje, 2224 vigas principales, 24 millas de canalones de madera, 3800 toneladas de hierro fundido, 700 toneladas de hierro forjado y 83612 metros cuadrados de vidrio. Pero quizás la gran novedad fue que estamos ante la primera vez que se levantó un edificio a base de piezas prefabricadas que se ensamblaban allí mismo sobre el terreno.

Durante la Exposición el Crystal Palace cumplió las expectativas ampliamente viendo pasar por su interior a más de 6 millones de visitantes.

En 1854 fue desmontado y trasladado al Upper Norwood en la zona del sur de Londres donde permaneció hasta su destrucción por un incendio en 1936.

Incendio Crystal Palace de Londres

Aquí tenéis una recreación en 3D del que fue el paradigma de la arquitectura en hierro y cristal.