El protagonista de esta curiosa historia es Otto Witte, un acróbata alemán que se convirtió en rey de Albania durante cinco días en 1913.

otto-witte

Los años previos a la 1ª Guerra Mundial eran bastante movidos en la zona de los Balcanes. La debilidad del Imperio Turco, las ambiciones de Serbia, las presiones de Austria y Rusia en la zona lo convirtieron en un territorio muy inestable, tanto que será aquí donde comience la 1ª Gran Guerra.

En 1913 Albania se proclamó independiente del Imperio Turco y muchos albaneses deseaban entregar el trono de su país al Príncipe Halim. Mientras todo esto ocurría Witte estaba en la zona con el circo para el que trabajaba. Conociendo las noticias se dio cuenta que tenía un gran parecido con Halim así que decidió sacar partido del tema.

Falsificó un telegrama que hizo llegar a la máxima autoridad turca en Albania que decía

El Príncipe Halim Eddine llegará a Albania y asumirá el mando todas las tropas allí estacionadas.

Se presentó ataviado para la ocasión y fue nombrado rey de Albania el 13 de agosto de 1913, con el nombre de “Otto I de Albania”.

Rey Otto de Albania

Pronto llegaron telegramas de Constantinopla que descubrieron el engaño por lo que sólo pudo ocupar el trono durante cinco días. Pero no creáis que estuvo de brazos cruzados: tuvo a su disposición un harén, dispuso alegremente de la riqueza del reino y hasta defendió la idea de atacar y conquistar Montenegro.

Tuvo que huir apresuradamente y volvió a Alemania.  Parte de su historia nunca pudo ser contrastada, aunque eso no evitó que durante toda su vida fuera llamado “Otto I, ex rey de Albania”. Incluso en su lápida en el cementerio Ohlsdorf en Hamburgo aparece  la leyenda ” Ehem. K ö nig V. Albanien”, abreviatura para K Ehemaliger ö nig von Albanien o  lo que es lo mismo antiguo Rey de Albania.

Lapida Otto Witte

Fuentes: Wikipedia/The Man Who Was King