Los sansculottes son una parte clave de la Revolución Francesa, son actores destacados del proceso que abrirá las puertas al período contemporáneo de la historia. Pero ¿por qué ese nombre?

Con el nombre de sansculottes se conocen a los personajes de las calles parisinas, al pueblo de París. Formaban un grupo muy heterogéneo que incluía a trabajadores, pequeños comerciantes y artesanos, pero no a los más pobres e indigentes. Fueron parte imprescindible de este episodio clave de la historia: tomaron la Bastilla, apresaron a Luis XVI, se sumaron a las levas para luchar en las guerras y auparon y más tarde permitieron la caída de Robespierre. Pero ¿de dónde viene su nombre? Pues precisamente de la ropa que llevaban o mejor que no llevaban.

Los culottes, calzas cortas y ajustadas, eran una prenda de ropa propia de gente adinerada mientras que su ausencia indicaba la procedencia social de los individuos. Los sectores populares usaban pantalones largos, rayados y de tela de paño. Otras características de la vestimenta era un gorro frigio o el tutear siempre a sus interlocutores para dejar constancia de la igualdad social.