El Día Internacional de los Trabajadores o Primero de Mayo, es la fiesta que celebra el Movimiento Obrero mundial. Aunque hoy lo vivimos como un día festivo, su origen es bastante sangriento.

EL Cuarto Estado

Su celebración se debe a que un grupo de trabajadores norteamericanos eligió la fecha del 1 de Mayo de 1886 para reivindicar una jornada laboral de ocho horas diarias, frente a las largas jornadas habituales.

Para denunciar esta situación la American Federation of Labor pretendió hacer valer la siguiente idea:

“Ocho horas para el trabajo, ocho horas para el sueño y ocho horas para la casa”

Fue ese 1 de Mayo de 1886 cuando 200.000 trabajadores iniciaron la huelga mientras que otros tantos obtenían esa conquista con la amenaza de paro. Una de las ciudades con peores condiciones era Chicago, por lo que las movilizaciones se sucedieron hasta el 3 de mayo, día la policía disparó a quemarropa sin previo aviso causando 6 muertos y varias decenas de heridos.

Protestas obreras

El redactor del Arbeiter Zeitung, Fischer repartió 25 mil octavillas con una proclama que termina convocando a una nueva manifestación al día siguiente. Más de 20.000 personas se concentraron en la plaza de Haymarket rodeados de fuerzas de seguridad. Es entonces cuando un artefacto explosivo estalló entre los policías matando a uno de ellos. La reacción fue abrir fuego contra la multitud lo que provocó una matanza de obreros.

Explosión en Haymarket

Ante estos hechos en Chicago se declaró el estado de sitio y el toque de queda deteniendo a centenares de trabajadores que fueron golpeados, torturados y acusados del asesinato del policía.

El 21 de junio de 1886 se inició el juicio contra 31 responsables de los que quedaron 8. Se violaron todas las normas procesales de forma y fondo, tanto que ha llegado a ser calificado como una farsa. Los juzgados fueron declarados culpables siendo tres de ellos condenados a cadena perpetua y cinco a la horca.

Mártires de Chicago

En 1889 la 2ª Internacional Socialista reivindicó la jornada de ocho horas para todos los obreros del mundo mediante una gran manifestación en todos los países en honor a los Mártires de Chicago. A partir de ese día el Primero de Mayo fue declarado Día de los Trabajadores.