Durante muchos siglos hemos utilizado la expresión Luna de Miel para referirnos al período vacacional que disfrutan los enamorados tras el matrimonio, pero realmente ¿cuál es su origen?

Esta expresión originaria de las costumbres de la Antigua Roma, consistía en que la madre de la novia dejaba en el lecho conyugal de los recién casados una vasija con miel para que estos repusieran energías. Esta costumbre se prolongaba durante varios días. De ahí nuestra Luna de Miel