Estamos en Semana Santa y una de las curiosidades que rodean estas Fiestas es la fecha de su celebración ¿Porqué no siempre ocurren en un mismo momento de año?

La explicación la encontramos cuando los antiguos cristianos unieron la celebración de la Pasión, muerte y resurrección de Cristo con la Pascua que marcaba el paso del invierno a la primavera. No era una labor fácil fijar la fecha por lo que en el Concilio de Nicea del 325 se decidió que, según el calendario lunar, el domingo de resurrección debía coincidir con el primer domingo después de la primera luna llena que sigue al equinoccio de primavera, que tiene lugar el 21 de Marzo.

Esto hace que la Semana Santa no tenga una fecha fija y como consecuencia que tampoco lo tenga la Ascensión (40 días después de Pascua) y Pentecontés (10 días más tarde que la Ascensión).