Es curioso el origen de algunas banderas y un ejemplo de ello es el de la bandera de Italia. La verdad es que no debe hacer mucha gracia en el país transalpino que su bandera tenga un origen francés.


La bandera es tricolor formada por tres franjas verticales e iguales con los colores blanco (en el centro), rojo (a la derecha) y verde (a la izquierda). Su origen está en Napoléon Bonaparte que entregó un estandarte con los mismos colores en noviembre de 1796, a un cuerpo de voluntarios de la Legión Lombarda, 3.500 soldados que más tarde se incorporarían a la Armada Francesa.

La República Cisalpina, estado satélite de Francia, tomó el estandarte como emblema y éste tendrá un papel importante en la historia de Italia.

Bandera República Cisalpina

Durante la Revolución de 1848, esta bandera fue repartida por Carlos Alberto de Saboya, rey de Piamonte-Cerdeña, en su lucha contra los austriacos y desde este momento la bandera tricolor, con el escudo de la Casa de Saboya en su centro, se convirtió en el símbolo de la nación italiana.

Bandera Italia 1848

Mazzini, teórico del nacionalismo italiano, la adoptó y tras la unificación se convirtió en la bandera del estado. Hasta 1846 tuvo en su centro el escudo de la Casa de Saboya y a partir de esa fecha se mantuvo sin ningún tipo de insignia.

Como curiosidad, un error común es pensar que la bandera de Italia y México son iguales al presentar los mismos colores pero no es así. Los colores de la bandera mexicana se utilizan tonos más oscuros de verde y rojo y la anchura de las bandas es diferente lo que da a la mexicana una apariencia más alargada.

Diferencias banderas de México e Italia