Tan acostumbrados como estamos a ver las arquitecturas y esculturas del mundo clásico en mármol blanco que realmente pensamos que originalmente fueron así, pero nada más lejos de la realidad.

Tanto las obras griegas como muchas de las romanas no se pueden entender si la separamos de los magníficos colores que las envolvían.


En la Antigua Grecia el Partenón estaba decorado con colores azul, rojo, verde y oro y las esculturas realizadas por Fidias y que encontramos en metopas, frontones, friso o la propia titular del templo eran un espectáculo de colorido. Diferentes estudios actuales a través fundamentalmente de rayos UVA han permitido detectar la base orgánica de preparación de la coloración. Esto nos permite tener un idea de cómo pudieron lucir en su momento original.

partenon a color

Captura de pantalla 2010-05-17 a las 19.25.38

Captura de pantalla 2010-05-17 a las 19.58.32

No sólo ha sido cosa de Grecia, en el Imperio Romano tenemos incontables muestras de obras que al ser vistas con su color original nos sorprenden de una manera increible. ¿Qué os parece el Augusto de Primaporta?

Captura de pantalla 2010-05-17 a las 19.28.56

Pero sin lugar a dudas la estrella es el Ara Pacis de Augusto. ¿Os imagináis haber visto todas estas maravillas en su momento de máximo esplendor?

ara pacis en color

detalles ara pacis